jueves, agosto 17, 2006

Lo Admito...

Lo admito... no soy bueno para los tiempos... ni siquiera uso reloj. Mi noción del tiempo es casi tan malo como la piña colada del Viva Wings (espera, es peor). El tiempo para mí es tan complejo que me resulta casi imposible entender, desde su composición, su funcionamiento, ¡hasta su mismísima existencia! Que si andante, que si presto, que si largetto, rápido o lento, ¡el tiempo siempre se va! ¡caput! ¡se fue! ¡chuM! ¡se fue otraveZ! (¡Sale con mis súper efectos especiales!)

Es por eso que desde ahora puedo trazar lo que será una realidad en mi vida... un jazzero frustrado. Pero no es tan malo, ya que, es por esta misma razón de mi nefasta apreciación del tiempo, que me encanta la música etérea, por su falta de tiempo... Y es que ¿a quién le gusta sentir el tiempo? Me desagrada la idea de vivir sabiendo que todo lo que empieza termina, que todo lo que hace tic hará tac... El tiempo corre, no espera a nadie, solo sigue adelante, es como un camión que quita la nieve del asfalto, solo lo empuja todo y sigue adelante llevándose todo a su paso... no le pregunta a señor pajarito si quiere esa ramita o a la gallina si quiere cruzar la calle... ¿porqué no lo hace? Por que ni para el tiempo hay tiempo...

2 Comentarios:

Angelito dijo...

Me encantan tus posts! Has mejorado muchísimo!
Y sí.. eso del tiempo puede ser bastante estresante.. A veces cuando lo pienso mucho hasta ganas me dan de deprmirme por lo rápido que pasa y de lo poco que lo noto..
En fin..

Isaura dijo...

Como músico, la solución está en el metrónomo!
Si para todo lo demás no estás a tiempo, pues no importa, excúsate diciendo: "bueno, algún defecto debía tener no beibi?" y listo.. jajja