viernes, abril 20, 2007

Sobre Olores Y Sabores...

Hoy me desperté y opté por no recordar cómo es que regresé a mi casa. A veces uno simplemente tiene que agradecer a los dioses griegos que, gracias a sus poderes mágicos, pudieron hacerte llegar a tu casa sin haberte estrellado contra un hidrante o un poste que bien pudiste haber confundido con un perro atravesando el bulevar.

Mientras realizo las complicadas maniobras (que han sido dominadas por los seres humanos gracias siglos de evolución) para poderme despegar de la cama comienzo a sentir este increíble mareo. Y no era un mareo normal, no de ese mareo como cuando te pones a dar vueltas como si fueses un tornillo queriendo atravesar al mundo. El mareo que sentí fue como cuando no comes en tres días y tu cerebro pierde noción de espacio/tiempo y por un momento no sientes la gravedad. Sentía como si volara en el espacio, ya hasta me veía con el traje espacial flotando tratando de comerme a la luna. Lo extraño era que no traía una cruda de algún alucinógeno.

En fin, después de levantarme de la cama procedo a caminar sin rumbo fijo mientras me abro paso de entre todo el desastre producto de la noche anterior. Mientras mis ojos se mantienen ocupados observando con detenimiento cada objeto y persona que reposan en el suelo recuerdo aquél video de Robbie Williams donde sucedió algo por el estilo y de pronto sonrío al recordar por fin lo que realmente sucedió.

Entro al baño y me doy cuenta que alguien tuvo que hincarse frente al excusado gracias a la probablemente absurda cantidad de alcohol que ingirió algunas horas antes. Procedo a bañarme. Diviso un cabello que no es mío en mi jabón, y deduzco que alguien se bañó antes que yo. El hecho de que no fue un hombre el que lo usó me mantuvo tranquilo y seguí con mi tratamiento de spa que mi cepillo en forma de pato solo puede dar.

Al terminar, tomo mi toalla y comienzo a secarme. He aquí donde está lo interesante. Al secarme percibo un olor. No era mío. Era un olor desconocido. Toda mi toalla estaba mojada. Alguien la usó. Me dió muchísimo asco el hecho de que me estaba secando con una toalla con la que una persona que ni conosco se había secado. Pero algo me contuvo de detenerme. Era el olor. No olía a perfume, no olía a crema. Olía a mujer.

Sentí como cada segundo que transcurría me alejaba de mi ser pensante y reflexivo y me convertía en este animal al asecho, como perro en primavera. Nada me importó no conocer a la persona que utilizó mi toalla y decidí secarme con ella. Me sentí como el niño del comercial donde se seca con su toalla imaginando que su madre esta con él gracias al olor del detergente. La única diferencia entre él y yo es que yo no tuve esas flores color pastel que aparecían de la nada a mi alrededor. En vez de eso, tuve un frenesí de emociones imaginando cuanta locura y perversión mi mente me permitiera imaginar. A las 4 horas después, la susodicha se despertó y me dice: "Usé tu toalla, ¿no importa?" y yo "No, úsala cuando quieras =)". Nunca le dije que había usado la toalla yo también y mucho menos le dije de mi pequeño momento de imaginación brutal que su olor me había provocado. No conosco su nombre ni su edad, pero siento que la conosco tanto, tanto...

Yo no sé por qué la sociedad nos dice que ocultemos nuestros olores con perfumes exóticos y caros. No es que incite a la gente a no bañarse, pero a veces los olores del ser humano son como motores de sensualidad, ¿no creen? A mí me matan las mujeres que se ven sudadas después de practicar algún deporte...

8 Comentarios:

Verdolaga dijo...

Woow! de lo mejor que he leído de ti... me gustó mucho.

Anónimo dijo...

Sencillamente grandioso, me gustó esta especie de crónica, me transporté, fué como si yo hubiera estado allí... afortunadamente no estuve o me hubiese convertido en la actriz en tu pevertida mente. Saludos.

Srita. Melancolía dijo...

Ah qué buen post... acabo de leer algo relacionado, en contra de usar antitranspirantes que son completamente antinaturales y... luego me encuentro este post y pues si, la verdad es que los olores... ay los olores!! (algunos, claro está, jeje)
Muchos saluditos, y muy chido su post, eso!!

Cool Acid dijo...

wow... sta chido... k sexy... hahaha... yummy... xD

Bombona dijo...

Jajaja muy buen post!... no ps el olorcito a recien bañado esta shido! jaja... pero neto me quedo con los perfumes y lociones!, no se por que!... pero bien dicen por ahi que el mejor perfume son las feromonas (o algo asi)...

Por cierto me hiciste recordar algo que me paso en la semana! jajaa que shido!!!

Saludos y besoss!!! :P

Isaura dijo...

Veo que la señorita te super inspiró a sentarte a escribir! muchos días de estos..
Fíjate que yo tengo el olfato bastante desarrollado, entonces, percibo aún sin querer todo tipo de olores.
Y aunque a muchos les parezca una verdadera marranada, no hay nada como el olor de una persona que te gusta. Dicen que si hay química entre dos personas, automáticamente el olor se vuelve agradable para ti y lo puedo atestiguar.
A mi no hay nada que me guste más que el olor de alguien que quiero y guau! la mezcla de su olor con una loción rica.. uyyyyy
Ah y de nuevo, muy buen post eh? buena narrativa =)

Noelle dijo...

mmm qué rico huele.. lindo post... pasaba.. ;)

BerenOiSe dijo...

ay no manches! que bien viaje!


acabo de leer otro blog en el cual también se refería a lo maravilloso de los olores corporales. :)