viernes, junio 01, 2007

No Me Gusta Lavar Los Platos...

Como ya lo había dicho alguna otra vez, lavar los platos es algo que a mí no me gusta hacer. Prefiero barrer, trapear, tender mi cama, lavar el baño y bailar reggaetón a lavar los platos. Y es que hay algo en eso de que tardo mas en lavarlos que en usarlos. Pero sobre eso ya escribí...

El caso es que sin darme cuenta el zinc fue creciendo en cantidad de platos sucios. La verdad siempre lavo los trastes cada 2 o 3 días (dependiendo si mi roommate lavó algunos) pero con eso de que mi madre me dió una exhuberante cantidad de platos y cubiertos desechables pues opté por usar esos platos que no se limpian y que son como un pellizco (de esos que te dejan la piel como cuando te pica un mosquito) a la naturaleza.

Pero como todo lo que tiene un principio, mi tremenda cantidad de desechables se terminó y he aquí donde inicia la triste historia. Comencé a usar los platos comunes pero con eso de que había perdido la práctica de lavar platos pues no los lavé. Y así fueron pasando los días y el zinc se fue llenando poco a poco de platos y cucharas y sartenes sucios. Tanto fue el grado que hasta llegué a comer cereal en un tupper con un cuchillo, revolver el chocomilk con un picadientes y, a falta de tener un plato donde revolver los huevos, aprendí a hacer huevos estrellados (tan estrellados que no pude conservar la yema intacta).

No me tomen a mal, me gusta tener mi casa limpia y me considero un perfeccionista al momento de ordenar las cosas, pero el simple hecho de ver el zinc me provocaba flojera, asco, repulsión y si añadimos a esto el fétido olor que emanaba de aquél recóndito lugar me hacía correr por mi vida como si aquello fuese a explotar en una especie de bomba biológica que pudiese acabar con cualquier ser viviente a 30 kilómetros a la redonda.

¿Así que cómo poder vencer a esta aparentemente guerra perdida? La verdad yo siempre estuve acostumbrado a tener alguien en mi casa que lavara los platos y la primera vez que lavé platos fue cuando empecé a vivir aquí. Así es, libré lavar los platos por 20 años. Y como yo me consideraba inferior al monstruo que había hecho, decidí pedir refuerzos, y no un refuerzo cualquiera, sino uno que tuviera entrenamiento en la materia cuya sabiduría me pudiese llevar por el fuerte torrente de pútridos olores que como humo de chimenea en Navidad salía del zinc hacia el mundo. Así que le dije a una amiga que si me hacía el favor de lavarme los platos. No me tomen a mal, ella solía trabajar en un restaurant lavando platos así que ella sabía lo que hacía.

Así que como militar con rifle nuevo, le dí una botella de Axión líquido y una esponja (de esas que según esto no rayan los platos) para que empezara la aniquilación de platos sucios. La guerra nunca ha sido ni será tan higiénica como lo fué en ese momento.

Y mientras yo hacía un trabajo en la computadora lo único que escuchaba fue aquellos sonidos pre-vomitivos y gritos blasfémicos de mi amiga hacia mi persona. Aquello era una tormenta de "¡Me dan asco!" "¡Niños asquerosos!" y "¿Cómo es que pueden vivir así?". Pero alrededor de como 2 horas después ya todo había terminado. Los platos parecían como nuevos, sin capas de asquerosidad arriba de ellos. Lo que parecía que nunca se podría despegar por fin se despegó. Fue una aniquilación de lo que ya se podía considerar un ecosistema.

Fue impresionante ver como mientras iba sacando los platos del zinc iban saliendo seres vivientes. Desde moscas hasta moho con todo y los honguitos asquerosos. Lo bueno es que Axión comprobó que no se necesita mucho de él para lavar muchos platos y que ya puedo comer cereal como se supone que debería de comerlo.

Moraleja: Nunca subestimen el poder de los platos sucios. En un abrir y cerrar de ojos pueden tener en su cocina a una fábrica militar de insectos dispuestos a atacarlos y provocarles una diarrea atómica donde aquél chorro sale como agua de manguera.


13 Comentarios:

Zegim dijo...

Cuando no puedes distinguir tu plato de un pequeño ecosistema, es buen momento de lavar los platos.
De ahora en adelante, espero jamás, jamás dejar platos sucios. Jamás.
El horror, el horror.

Ariancha! dijo...

Muuujaja!!! como biologa te puedo decir... Felicidades!! lo que nosotros cultivamos en Agar Nutritivo... Tú lo haces en un plato... (jijiji) no te creas...

Recuerda que siempre empieza por hacer lo que no te gusta hacer...
Asi se convertirá en hábito.. y ya no sufrirás...

Marcelita dijo...

Jajaja... no me molesta tanto lavar platos, pero bailar reggeton? Eso es mucho decir para ti... Pero sobra decir que en una ocasión, tuve que tirar una olla, ya te imaginarás en qué estado estaba jeje

**Me** dijo...

cómo te atreviste a destruir un pequeño ecosistema ???... jajajajajaja... no, pues está bien que los hayas lavado :S...aunque para ser sincera a mí también me desagrada... me da asco :s...
saludos!!!

Estella dijo...

Jaja, otra cosa que tenemos en común yo también prefiero hacer mil cosas antes de lavar los trastes, bueno... lo del reggaeton lo pensaría, mucho... jajaja

Srita. Melancolía dijo...

Ay chamaquito, pos mas le vale que cada que ensucie un plato se acostumbre a lavarlo, porque no creo que la amiga buena onda esté dispuesta a hacer esa desagradable tarea con mucha frecuencia =P
Yaaa hombre, no es tan difícil, es mucho peor bailar regueton, jajaja.
Es más, hasta te voy a dar un consejo: cuando acabas de usar un plato, ni siquiera tienes que tallar mucho para que se le quiten los residuos, basta con echarles un chorro de agua encima y eso los deja considerablemente mas limpios.
Por tu salud, la de nuestra madre naturaleza y la preservaciòn de la amistad y el medio ambiente, por caridad, lave sus platos!!

°o.O îx©h€L O.o° dijo...

Jajaja pues yo prefiero... no hacer nada de eso!!!... me da muchisima hueva pensarlo!!! jajajja

Saludos!!!

Besos de shocolateeeee! =)

$T@R @l3ly dijo...

oye gracias por tu visita entrale cuando gustes, que mala onda lo de tus papas pero el chiste es que lo logres y despues ellos se den cuenta que hicieron mal

por el momento solo le llegue a la mitad de tu post pero al rato regreso a comentar sobre tu falta de aseo trastal jojo

un saludo

Raúl*Grijalva dijo...

Yo Requete odio lavar los platos... pero mi mama siempre los lava, nomas cuando me quedo solo tengo que lavarlos y al igual que tu, tambien he dejado torres de platos sucios xD

Angelito dijo...

Guacala Esteban! Qué cochis! jaaj A mi la vdd tmb me choca lavar platos, me da mucha flojera, pero hasta eso que no dejo pasar mas de 2 dias sin lavarlos :S
Que bueno que tienes una amiga tan linda como para hacerte esa actv peligrosa para la salud :P jeje

Cynthia McNaught dijo...

¡Hola Esteban! ¡Ya de vuelta!
Pues mira, yo vivo sola y sé de la lata k conlleva el tener k lavar platos, x eso opté justo x las vajillas desechables: Bonitas, limpiecitas, ligeras y siempre a la mano, si se caen ¡No se rompen! Sólo cuando tengo visitas y me kiero lucir haciendo alarde de mi buén sazón, es cuando tengo k enfrentarme a esa llave malvada, fuente de la futura limpieza.

Isaura dijo...

Yo soy de la idea que mejor compres platos desechables.. te ahorras el desmadre!
Jajajaja

Anónimo dijo...

Hay un grupo en facebook que se llama "Nomás no puedo lavar los trastes" deberías unirte !

http://www.facebook.com/groups.php?id=641049510#/group.php?gid=58268398392&v=info